Quedó instalado el Comité para la Equidad de Género. Magnífica iniciativa. Debida a estudiantes y docentes. Institucionalizada por una resolución oficial, ahora puede cumplir la función de plataforma social para la promoción del debate y las acciones conducentes a un tratamiento crítico y justo frente a los temas, controversias y sucesos relacionados con la discriminación o con el abuso sexual en la universidad. 

Situación esta última de naturaleza aberrante que surge como expresión de una cultura machista y patriarcal, frente a la cual hay que opone la construcción de una equidad de género, que, al mismo tiempo, abra los horizontes para transformaciones en la formación libre de identidades sexuales, de un modo amplio y pluralista. 

En una equidad que se conquista paso a paso caben las reivindicaciones del derecho a la igualdad en aspectos socioeconómicos y familiares; asimismo, la inquebrantable resistencia frente a los feminicidios y delitos ocurridos por la sola condición de género; y finalmente, la afirmación de las diferencias en este campo y la formación de distintas sexualidades. 

El debate sobre esta temática hace parte de una cierta tradición dentro de la Universidad Distrital. Hace 15 años, el rector de entonces Ricardo García Duarte, con ocasión de un 8 de marzo, hizo una publicación sobre la revolución femenina, apoyada en las ideas expuestas por Nancy Frazer; posteriormente, los profesores de la Maestría en Investigación Social Interdisciplinaria gestaron una publicación colectiva, a propósito del mismo campo de inquietudes. En el IPAZUD, hace 5 años, sus directivas organizaron una de las cátedras, ‘Ciudadanía y Democracia’, alrededor de la cuestión femenina, mediante una serie de conferencias, recogidas en el libro: Géneros, poder y cultura.

Ya de un modo institucional, la rectoría expidió una Resolución, la 426 de 2018, estableciendo los protocolos para el acompañamiento sicológico y jurídico de las víctimas por cualquier abuso, acoso o violencia, de orden sexual. Más tarde, en un proceso de discusión, dentro de una Mesa de Diálogo, grupos de estudiantes, investigadores y docentes le han dado alcance más preciso a los protocolos y han creado el Comité ya mencionado.

Se trata de un proceso de buen calado, que tendrá mayor profundidad, en la medida en que nuevas personas e instancias de la comunidad se comprometan con hacer progresos en esta sensible materia. 

En consecuencia, la Resolución 426 de 2018 y las más recientes están lejos de ser meros recursos formales para presentárselos a los pares de la acreditación. Es en verdad un compromiso sincero. Es inadmisible cualquier desvalorización arbitraria, pues no deja de ser un proceso adelantado de un modo académico e institucional, que comienza a convertirse en una realidad llamada a fomentar transformaciones entre todos.

¡Por unas subjetividades cada vez más libres! 

Sistema Integrado de Comunicaciones
Fuente de información: Rectoría
Prensa@udistrital.edu.co
Universidad Distrital Francisco José de Caldas

Rendición de cuentas 2019